Espacio publicitario
El futuro de la industria energética: 3 cambios cruciales que los inversores deben tener en cuenta
Artículos

El futuro de la industria energética: 3 cambios cruciales que los inversores deben tener en cuenta

Imagen del autor

8 AGO, 2023

Por Schroders

featured
Comparte
LinkedInLinkedIn
TwitterTwitter
MailMail

Mark Lacey, responsable de renta variable de recursos globales de Schroders

Es bien sabido que la transición energética -el paso de los combustibles fósiles a las energías renovables- debe producirse urgentemente para salvar al planeta de los nefastos efectos del cambio climático. Pero, ¿qué significa esto para la industria energética? En nuestra opinión, ésta debe experimentar tres cambios estructurales para reducir las emisiones de carbono.

Descarbonización de la generación de energía

La producción de electricidad debe ser menos intensiva en carbono; de hecho, para que el mundo cumpla el objetivo de los 2ºC fijado en el Acuerdo de París, el sector energético deberá descarbonizarse "prácticamente por completo" de aquí a 2050, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

Esto significa que la cuota de energía generada a partir de energías renovables tiene que aumentar. Se calcula que pasará del 20% al 80% en 2050, a medida que se realicen esfuerzos de descarbonización. La mayor parte de este aumento procederá de la energía eólica, solar y de pequeños reactores moleculares.

Pero este crecimiento no tiene en cuenta que la población crecerá de aquí a 2050, probablemente hasta los 9.500 millones de habitantes para entonces. También se prevé que el consumo de energía crezca en torno al 4% anual.

¿Qué significa esto? Que las energías renovables podrían ocupar una parte aún mayor de la producción de electricidad. Si a esto añadimos que las energías renovables son ahora más baratas que el carbón y el gas en dos tercios del mundo, hay argumentos de peso para afirmar que habrá cada vez más demanda de energías renovables de aquí a 2050.

Electrificación del uso de la energía

En la actualidad, la mayor parte de la energía que consumimos no es electricidad, sino gas para calentar los hogares (sobre todo en Europa Occidental y Norteamérica) y petróleo para propulsar los vehículos. Sin embargo, nuevas políticas en todo el mundo están empezando a impedir el uso de combustibles fósiles en la producción de energía y el transporte, lo que significa que los vehículos eléctricos van a ser cada vez más frecuentes. De hecho, los índices de utilización de los vehículos eléctricos ya están empezando a aumentar. A medida que esto ocurra, la cuota de la electricidad en el consumo final de energía pasará del 20% al 45% en 2050.

Mayor eficiencia del consumo energético

El aumento de la demanda de vehículos eléctricos, junto con una mayor demanda de energía solar residencial y de almacenamiento, así como de electrodomésticos eficientes desde el punto de vista energético, debería reducir la intensidad energética de la economía mundial. Esto es positivo, ya que la intensidad energética de la economía mundial debe reducirse en casi dos tercios de aquí a 2050 para limitar el crecimiento del consumo total de energía que se derivará necesariamente de factores como el crecimiento demográfico y la industrialización en curso de las economías en desarrollo.

¿Qué significa esto para los inversores?

En pocas palabras, significa que se va a invertir una cantidad significativa en energía, ya sea para producir energía renovable o para mejorar la infraestructura de la red para gestionar nuevas fuentes de energía. Se calcula que será necesario invertir 100 billones de dólares en el sector energético de aquí a 2050 para reducir las emisiones de carbono. Actualmente no estamos ni cerca de esa cifra, por lo que las tasas de inversión deben aumentar sustancialmente.

Por ejemplo, India quiere generar 450 gigavatios de energía renovable de aquí a 2030. El mercado mundial de la energía eólica marina es actualmente de unos 18 gigavatios anuales. Es una cantidad importante de inversión en energías renovables sólo por parte de India.

Pero la inversión no se va a limitar a energías renovables como la eólica y la solar. Hay que invertir en toda la cadena de valor.

Se van a necesitar nuevos mecanismos de transmisión y distribución. Los nuevos activos renovables deben conectarse a la red con nuevas líneas de transmisión, lo que creará una nueva demanda de cableado y equipos eléctricos. A medida que más y más personas utilicen electricidad limpia, también habrá que mejorar las redes locales de distribución eléctrica para evitar apagones.

Los vehículos eléctricos también necesitarán puntos de recarga y los edificios deberán consumir menos energía y ser más eficientes, ya sea mediante contadores inteligentes o soluciones de gestión del control energético.

Las soluciones de almacenamiento de energía en diferentes partes del sistema eléctrico serán fundamentales, dada la naturaleza intermitente de fuentes renovables como la eólica y la solar.

La conclusión es que estamos a punto de entrar en un periodo de inversión neta en energía. Aunque no hay que fiarse del pasado para predecir el futuro, la buena noticia para los inversores en renta variable es que los valores energéticos han obtenido mejores resultados que otros valores de renta variable en anteriores periodos de inversión neta en energía.

Espacio publicitario