Espacio publicitario
Inversión sostenible: ¿ideología o rentabilidad?
Artículos

Inversión sostenible: ¿ideología o rentabilidad?

Imagen del autor

7 SEPT, 2023

Por Schroders

featured
Comparte
LinkedInLinkedIn
TwitterTwitter
MailMail

Andy Howard, responsable global de inversión sostenible de Schroders

La inversión sostenible siempre ha atraído un amplio abanico de opiniones, desde defensores hasta escépticos. Recientemente, el sector de la inversión se ha visto sacudido por voces “antiESG” en un extremo del espectro y por llamamientos a hacer más ruido en el otro, a medida que esas opiniones se han ido distanciando.

Por un lado, varios Estados de EE.UU. han creado “listas negras” de empresas financieras, reflejando su preocupación por que los gestores de activos persigan objetivos de sostenibilidad en lugar de centrarse en la rentabilidad de las inversiones. Schroders ha sido incluida en dos de esas listas, en Texas y Kentucky. Por otro lado, cada vez son más fuertes los llamamientos a desinvertir en partes más grandes del mercado o a demostrar los compromisos de sostenibilidad oponiéndose a la gestión en las decisiones de voto.

Los patrones de voto sobre las resoluciones de los accionistas centrados en el medio ambiente y la sociedad son al menos una medida objetiva de las opiniones del mercado sobre diferentes temas, aunque imperfecta. Los niveles de apoyo a las resoluciones de accionistas de alto perfil, como las que piden una mayor ambición climática en BP o Shell, fueron muy similares este año en comparación con el año anterior. En nuestra opinión, no hay un movimiento obvio en la imagen agregada hacia ninguno de los extremos.

A escala mundial, los siguientes gráficos muestran los niveles medios de apoyo a las resoluciones de los accionistas, centradas en la sostenibilidad, que han disminuido en los últimos años. Este descenso es mucho menos pronunciado si excluimos las resoluciones elaboradas o presentadas por grupos de defensa, que han crecido hasta representar alrededor de un tercio del total y que tienen claras prioridades medioambientales o sociales.

Mientras que los debates en ambos extremos del espectro suscitan cobertura mediática y comentarios, la mayoría silenciosa en el centro es mucho mayor y, en su mayor parte, se centra en la inversión más que en la ideología.

Prácticamente todos nuestros clientes se preocupan por el riesgo y la rentabilidad, que es nuestro principal objetivo, pero algunos de ellos buscan inversiones que conecten su capital con soluciones a los retos medioambientales y sociales mundiales, y nosotros hemos desarrollado estrategias para ayudarles a conseguirlo.

En Schroders, la visión que adoptamos sobre este tipo de inversión se enmarca en la convicción de que las fuerzas sociales y medioambientales se convertirán en motores de inversión cada vez más importantes en los mercados. Creemos que las empresas más preparadas para sortear esos retos o aprovechar las oportunidades estarán mejor posicionadas. Además, las que puedan transformar sus negocios para hacerlos más sostenibles estarán bien situadas para aportar valor y rentabilidad a los accionistas.

Las empresas que han logrado reducir las emisiones más rápidamente que sus homólogas en los últimos cinco años han superado a las situadas en el peor quintil de gestión de emisiones en alrededor de un 3% anual en los últimos cinco años. Esto se basa en el análisis de Schroders de los cambios en la intensidad de carbono (emisiones de CO2 en relación con las ventas) para las constituciones MSCI ACWI IMI, en relación con sus comparables del sector ICB en los últimos cinco años.

Asignando capital a empresas y activos bien posicionados, y fomentando la transición hacia modelos empresariales más sostenibles, creemos que podemos ayudar a nuestros clientes a beneficiarse financieramente de las medidas para hacer frente a los retos sociales y medioambientales.

De cara al futuro, esperamos más dispersión y más debate por parte de los defensores de ambos extremos del espectro. Seguimos centrándonos en la conexión entre las inversiones que gestionamos y unos retos sociales y medioambientales cada vez más agudos y disruptivos.

Espacio publicitario