Espacio publicitario
Octavo aniversario de los ODS: quedan solo 7 años para cumplirlos
Artículos

Octavo aniversario de los ODS: quedan solo 7 años para cumplirlos

En este 25 de septiembre, conmemoramos ocho años desde que las Naciones Unidas aprobó los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

27 SEPT, 2023

Imagen del autor

Por Constanza Ramos de RankiaPro LATAM

featured
Comparte
LinkedInLinkedIn
TwitterTwitter
MailMail

En este 25 de septiembre, conmemoramos ocho años desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Fue un hito histórico ocurrido en 2015, cuando líderes de todo el mundo se unieron para adoptar una ambiciosa agenda global destinada a erradicar la pobreza, preservar nuestro planeta y promover la prosperidad para todos. Esta agenda estableció una serie de objetivos específicos que debían alcanzarse en un plazo de 15 años.

Sin embargo, hasta el momento, solo alrededor del 15% de las metas de los ODS han avanzado según lo planeado, el 48% progresan de manera moderada y el 37% muestran un estancamiento o incluso un retroceso, según lo informado en el SDG Report. Esto nos lleva a preguntarnos si aún estamos a tiempo de cumplir con estos objetivos. ¿Qué medidas son necesarias para mejorar su implementación? ¿Qué papel desempeña la innovación en el camino hacia la Agenda 2030? Además, nos interesa entender cómo las empresas evalúan el impacto de sus acciones en materia de sostenibilidad.

En este contexto, nos proponemos abordar estas y otras interrogantes clave con la valiosa contribución de expertos en el tema.

José Moncada, CEO y fundador de La Bolsa Social

Según Naciones Unidas, los ODS corren peligro de estancarse en medio de la crisis climática y las fluctuaciones económicas, los conflictos y las secuelas de las pandemias. Para cumplir con la Agenda 2030 es fundamental el compromiso de los gobiernos nacionales, que deben facilitar las estructuras específicas y estrategias para incorporar de manera transversal los ODS en políticas públicas. Pero también debemos unir fuerzas los sectores privados y la sociedad civil, y conseguir mayor financiación, más recursos y más soluciones inteligentes. Pero aún hay esperanza. Ha habido importantes logros. La inversión en economías inclusivas y sostenibles puede brindar importantes oportunidades de prosperidad compartida. Y en este sentido, en España, la inversión de impacto se consolida, creciendo hasta un 12% en 2021, según el informe de SpainNAB.

La Bolsa Social sigue creciendo cada año. Trabajamos para promover la inversión de impacto, aquella que busca de manera intencional y medible contribuir a solucionar problemas sociales y medioambientales, frecuentemente desatendidos por el mercado. En Europa hemos encontrado grandes desafíos a nivel macroeconómico y social, tensiones geopolíticas que nos han dejado un mercado de inversión más cauteloso y tímido, con posturas más conservadoras. Afianzar el crecimiento requiere de la colaboración de diferentes actores, tanto públicos como privados.

Sin duda, la innovación permite a las empresas acelerar su contribución a la sostenibilidad y a los ODS. Los nuevos modelos de negocio con ambición a la hora de innovar, aquellos que proponen una innovación disruptiva y buscan soluciones innovadoras, son los que más contribuyen a alcanzar la Agenda 2030. Pero también existen numerosas empresas que generan un importante impacto sin depender de la tecnología. Desde La Bolsa Social todo tipo de proyectos que buscan soluciones transformadoras y que van más allá de las acciones estándar.

Cada año, medimos el impacto que generan los inversores que participan en nuestras rondas de financiación, y también el impacto que las empresas financiadas, gracias al acceso a esta financiación, consiguen realizar con su actividad. En estos años hemos canalizado más de 12 millones de euros de capital privado hacia 43 empresas sociales, el 24% de ellas lideradas por mujeres. Estas empresas, a su vez, han generado más de 150 empleos directos, han ahorrado más de 81.000 toneladas de agua y más de 55.000 de CO2, y han generado más de 140.000 beneficiarios de proyectos de inclusión social y cooperación internacional.

Pablo Esteban, experto en finanzas sostenibles de Spainsif

El último Informe sobre los progresos realizados para lograr los ODS de Naciones Unidas no deja lugar a dudas: la mitad de las 140 metas establecidas están lejos de la trayectoria deseada. Renovar el compromiso internacional y encauzar las acciones y los mecanismos de financiación e inversión necesarios para revertir esta situación es crucial para caminar hacia un planeta más verde, inclusivo, seguro y justo para todos.

Desde el ámbito de las finanzas e inversiones sostenibles, los retos son cada vez más exigentes. El COVID-19 y la posterior crisis socioeconómica, las tensiones geopolíticas, la crisis energética, el aumento de precios y los tipos de interés han aumentado en más de un 70% la brecha de financiación necesaria para la consecución de los ODS en los países en desarrollo. La reciente Cumbre de los ODS celebrada en Nueva York ha urgido a asignar 500.000 millones de dólares anuales para el logro de los ODS, y a reformar la arquitectura financiera internacional para que permita implementar mecanismos de financiación que aseguren una transición justa, equitativa, e inclusiva en el ámbito energético, digital, alimenticio y económico, que asegure la educación, la seguridad y la protección social en los países más vulnerables. Ello no hace más que reforzar el compromiso de Spainsif y de todos sus miembros por el impulso de las finanzas e inversiones sostenibles.

El último informe de ODS de Naciones Unidas destaca que en 2022 las emisiones de CO2 de la combustión de energía y los procesos industriales crecieron un 0,9% a nivel mundial, alcanzando un máximo histórico de 36.800 millones de toneladas métricas, muy por debajo del crecimiento del PIB mundial, cifrado en el 3,2%. Es decir, se revierte una tendencia de más de una década de desvinculación entre emisiones y crecimiento económico. Este cambio de tendencia está vinculado a los avances tecnológicos en el ámbito de energías no contaminantes como las renovables, los vehículos eléctricos y las bombas de calor, pero también con la reducción de la producción industrial en China y Europa. A pesar de esta desaceleración, especialmente de la industria manufacturera, las industrias de tecnología media-alta no decrecieron y se mantuvieron sólidas. Estas industrias de tecnologías avanzadas son necesarias para el crecimiento sostenible y contribuyen en general a un crecimiento más ecológico.

Desde Spainsif, todos los años se realiza un análisis de situación y evolución de la inversión sostenible en España, de sus crecimientos y de las estrategias de inversión sostenible más utilizadas, así como de los ODS más perseguidos. Dar visibilidad a estos aspectos es también fundamental para poder cuantificar y tomar decisiones que favorezcan el avance de la inversión sostenible en nuestro país.

Espacio publicitario