Espacio publicitario
El análisis de las gestoras a la decisión y las señales que dejó la reunión de la Fed
Artículos

El análisis de las gestoras a la decisión y las señales que dejó la reunión de la Fed

La Reserva Federal (Fed) mantuvo sus tasas de interés por tercera reunión consecutiva y su presidente Jerome Powell, dijo que se empezó a hablar de recortes.
Imagen del autor

14 DIC, 2023

Por Fabián Tiscornia

featured
Comparte
LinkedInLinkedIn
TwitterTwitter
MailMail

La Reserva Federal (Fed) no sorprendió al mercado en su última reunión del año y mantuvo las tasas de interés (por tercer cónclave consecutivo) en 5,25%-5,5%. En la conferencia de prensa posterior, el presidente de la Fed, Jerome Powell reconoció que se comenzó a discutir sobre cuándo empezar a bajar los tipos de interés.

Incluso, la mediana de expectativas de tasas de los gobernadores de la Fed para el año próximo se redujo a 4,6%.

¿Qué implican estas declaraciones de la Fed? ¿Cuál es la expectativa de cara a 2024? Varias gestoras de fondos lo analizaron.

Riesgo de un ajuste del mercado más abrupto

Para David Page, head de Macro Research de AXA Investment Managers, la estrategia de la Fed fue la de querer bajar las expectativas del mercado de recortes de tasas de forma brusca el próximo año.

"Sin embargo, a pesar de ofrecer algunas de las líneas necesarias, el comentario más amplio de Powell ha servido para lo contrario. En consecuencia, tenemos que evaluar si esto fue por diseño o por accidente. Es probable que veamos en los comentarios de otros participantes de la Fed en los días restantes de este año y principios del próximo, si hay algún intento de reforzar una postura más cautelosa", afirmó Page.

"Sospechamos que esto es probable. Pero ahora se corre el riesgo de un ajuste del mercado más abrupto de lo necesario. Los 75 puntos básicos que la Fed descuenta para el próximo año es su mejor estimación actual de dónde deberían estar los tipos a fines de año. También es coherente con nuestro propio punto de vista. Pero los mercados tienen una perspectiva muy diferente, más aún después de la conferencia de Powell”, concluyó.

La pregunta es cuán pronto y cuánto se recortarán las tasas

Según Tiffany Wilding, economista de PIMCO, los representantes de la Fed "parecen cada vez más seguros de que lograrán un aterrizaje suave el próximo año. Las proyecciones económicas de los funcionarios de la Fed muestran que esperan que la inflación caiga significativamente con un ritmo de crecimiento sólo ligeramente por debajo de la tendencia, y un desempleo similar a la tendencia".

Esto, sumado a los comentarios de Powell de que se comenzó a discutir la posibilidad de recortar las tasas, lleva a que "la atención se centrará ahora en cuán pronto y cuántos. Dado que la economía sigue mostrándose resistente, es probable que los funcionarios de la Fed quieran ver pruebas adicionales de que la inflación sigue moderándose hacia el objetivo antes de recortar los tipos", planteó Wilding.

"Sin embargo, la historia sugiere que una vez que la Fed comience a recortarlos, podría ser más rápido de lo que implica su trayectoria media de tipos de interés para 2025", aseguró.

Paciencia de la Fed llevará a retrasar recortes

Para el estratega jefe de Schroders, Keith Wade, la Fed será el último gran banco central en recortar las tasas, por detrás del Banco Central Europeo y del Banco de Inglaterra.

Si bien la gestora espera que la inflación en Estados Unidos continúe con la tendencia a la baja a lo largo de 2024, acercándose al objetivo del 2% a mediados de ese año, "es probable que la inflación subyacente tarde un poco más en descender", afirmó Wade. Esto es porque la economía estadounidense "atraviesa un periodo de crecimiento por debajo de la tendencia, en lugar de una auténtica recesión”, añadió.

Como hay riesgos persistentes derivados de la resistencia de la demanda y de las condiciones de empleo, Wade cree que la Fed se mostrará paciente para suavizar su política monetaria, para estar segura de que no se producirá un rebrote inflacionario.

“Hemos retrasado nuestras expectativas y ahora esperamos un primer recorte de tasas de interés por parte de la Fed en septiembre de 2024, con una caída de los tipos de 200 puntos básicos hasta el 3,5% en 2025", dijo el estratega jefe de Schroders. Esto "es un poco más tarde de lo que el mercado descuenta actualmente", concluyó.

Las reacciones del mercado no pasaron desapercibidas para la Fed

El head de US Equities de Federated Hermes Limited, Mark Sherlock señaló que "conscientes de que las recientes y considerables oscilaciones en las expectativas del mercado de recortes de tasas en 2024 y 2025 no pueden haber pasado desapercibidas para la Reserva Federal, los matices en torno a las perspectivas para 2024 en el mensaje de acompañamiento de la reunión de ayer fueron particularmente interesantes".

Según Sherlock "la desinflación se ha movido más rápido de lo previsto, y muestra el progreso hacia los compromisos declarados de alcanzar un objetivo del 2%, (o al menos la visibilidad de un camino de regreso a la inflación del 2%)".

Esto sumado a "los comentarios de (la secretaria del Tesoro y expresidenta de la Fed) Janet Yellen de que la inflación está disminuyendo gradualmente hacia el objetivo", lleva a esperar que "se aclaren algunos de los factores en torno al futuro marco de toma de decisiones del Comité de Política Monetaria de la Fed. Tal vez un calendario o el reconocimiento de factores adicionales como la continua relajación de las condiciones financieras, la evidencia de enfriamiento del mercado laboral, así como la trayectoria de la inflación reconocida", apuntó Sherlock.

La normalización monetaria no implica urgencia

El economista jefe de AllianceBernstein, Eric Winograd, consideró que la magnitud de la respuesta del mercado al mensaje de la Fed "es exagerada" ya que espera que los recortes de tasas comiencen pronto y sean entre cinco y seis en 2024, aunque "la dirección es correcta: por primera vez en este ciclo, la Fed abrió la puerta a recortes de tipos en un horizonte de previsión razonable, y eso es significativo".

Pero, aclaró Winograd "la normalización no implica urgencia: si la economía no se debilita demasiado, no habrá necesidad de bajar las tasas rápidamente. En consonancia con ello, el gráfico de puntos de la Fed muestra de dos a tres recortes en 2024, seguidos de aproximadamente cuatro en 2025".

"Esencialmente, el comité cree que empezará a relajar las tasas a mediados del año que viene y que procederá a aplicar recortes de 25 puntos básicos aproximadamente una vez por trimestre hasta 2025 y 2026, momento en el que la política monetaria alcanzará su nivel neutral a largo plazo. Se trata de una trayectoria suave y gradual hacia el equilibrio, el tipo de trayectoria que los bancos centrales siempre persiguen, pero que rara vez alcanzan", explicó.

"No obstante, la visión del mercado es muy diferente: incluso con el gráfico de puntos mostrando más flexibilización de la prevista, todavía está muy lejos de la cantidad de flexibilización descontada por un mercado que, una vez más, se ha adelantado a la Fed. La Reserva Federal abrió la puerta a dos a tres recortes el próximo año y el mercado lo tomó como una luz verde para prever de cinco a seis recortes", analizó el economista jefe de AllianceBernstein.

Ese tipo de flexibilización agresiva que el mercado está valorando de más de 100 puntos básicos el próximo año, empezando ya en marzo, "requeriría tanto una aceleración de la desinflación como una fuerte evidencia de debilidad económica. Ninguna de las dos cosas es evidente en este momento, y creo que haría falta algo muy dramático para que la Fed se decidiera a recortar los tipos de acuerdo con el calendario actual del mercado", apuntó Winograd.

A su juicio, y desde una perspectiva a mediano plazo, "no supone ninguna diferencia real que el primer recorte se produzca en abril, julio o septiembre, por lo que dudo que la Fed vaya a dedicar demasiados esfuerzos a discernir esto ahora. Se verán las cosas reunión a reunión y dejarán que los datos les digan cuándo actuar".

"Pero está claro que dependerán cada vez más de los datos en los próximos meses y, a pesar del sesgo restrictivo de la declaración de la Fed, los recortes de tasas son ahora más probables que las subidas en un futuro próximo", concluyó.

Espacio publicitario