Espacio publicitario
Bonos High Yield: la volatilidad es sinónimo de oportunidades
Fondos de inversión

Bonos High Yield: la volatilidad es sinónimo de oportunidades

La agitación que podría sufrir el mercado debería crear excelentes oportunidades para las estrategias activas de High Yield.
Imagen del autor

15 NOV, 2023

Por Sara Giménez de RankiaPro LATAM

featured
Comparte
LinkedInLinkedIn
TwitterTwitter
MailMail

Por Adam Darling, Investment Manager, Fixed Income de Jupiter AM

Los diferenciales de la deuda corporativa —el rendimiento adicional frente a la deuda pública que los inversionistas demandan para comprar o mantener bonos High Yield— se mantienen todavía en niveles relativamente bajos, incluso después de las alzas progresivas de las tasas de interés por parte de la mayoría de los bancos centrales desde comienzos del año pasado. Los inversionistas se muestran complacientes ante el impacto de las tasas de interés altas en la economía, las que generalmente se deja sentir con retardo.

Muchos inversionistas parecen creer que las autoridades pueden orquestar un “aterrizaje suave” en la economía, de tal forma que la inflación descienda hasta los niveles deseados sin perder vigor en el plano del crecimiento.

Personalmente creo eso podría ser una falacia. Existen muchas señales que indican que el crecimiento está decayendo en todo el mundo. El temor a la recesión domina en Europa y el Reino Unido, mientras que China no sabe bien qué terreno pisa después de sus prolongados confinamientos por el covid-19. Los precios de las materias primas, con la excepción del petróleo, han descendido. Las empresas son cada vez más cautas en sus perspectivas, y la confianza de los consumidores está deteriorándose ante el endurecimiento de las condiciones financieras y el enfriamiento del mercado laboral.

En nuestra opinión, la economía mundial podría encontrarse al borde de una recesión. Las tensiones creadas por las altas tasas de interés ya son evidentes en diversos sectores. El mercado inmobiliario está haciendo aguas en todo el mundo (situación ejemplificada en las amenazas de insolvencia de Evergrande y Country Garden), las quiebras empresariales están disparándose y muchos emisores del mercado de bonos High Yield no pueden sobrevivir con los rendimientos en los niveles actuales.

La TIR a vencimiento, en perspectiva

El gráfico ilustra la encrucijada a la que se enfrentan las empresas en estos momentos. A menos que el nivel de rendimientos que impera en el mercado de bonos High Yield (“Bonos HY globales, TIR a vencimiento”) caiga con fuerza hasta el costo medio que las empresas han venido pagando durante la última década (“Bonos HY globales, cupón” en el gráfico), muchas empresas podrían hundirse al sufrir un importante incremento en los costos de financiamiento.

Bonos High Yield globales: TIR a vencimiento y cupones históricos, últimos 10 añosFuente: Bloomberg. Índice de bonos HY globales: ICE BoFA Global High Yield Constrained Index, al 29.09.23.

En este entorno, las empresas con indicadores sólidos y la capacidad para soportar un costo de refinanciación elevado sobrevivirán, aunque sea a expensas de reducir la inversión o recortar el dividendo. Sin embargo, muchas de las empresas que estaban sobreendeudadas cuando las tasas de interés estaban muy bajas, sufrirán. Estas empresas podrían verse obligadas a restructurarse o dejar de atender sus compromisos; algunas incluso podrían verse obligadas a vender negocios para pagar su deuda. Esto es lo que hace que la selección de bonos sea un factor de extrema importancia.

Los diferenciales de deuda corporativa tendrán que ampliarse

Cuando empiece la contracción económica, los diferenciales de la deuda corporativa tendrán que ampliarse. Actualmente, los diferenciales muestran que los actores del mercado han asumido el discurso del “aterrizaje suave”.

Los factores técnicos también se han mostrado bastante favorables, ya que la oferta de bonos High Yield se ha reducido entre un 10% y un 20% durante los últimos 12 meses. Los elevados rendimientos disponibles también han suscitado una sólida demanda. Sin embargo, la volatilidad hará acto de presencia durante los próximos 6-9 meses, ya que la amenaza de recesión podría causar estragos en el mercado.

El gráfico a continuación muestra que el vencimiento medio de los bonos High Yield se ha reducido por el hecho que las empresas han aplazado las refinanciaciones con la esperanza de que los rendimientos desciendan. Este intento de prorrogar la situación no puede durar tanto y un amenazante muro de vencimientos en 2025/2026 pondrá a prueba los balances de muchas empresas.

Vencimiento medio histórico: a medida que las empresas esperaban la refinanciación, la madurez promedio ha disminuido bruscamente. Fuente: Bloomberg. Índice de bonos HY globales: ICE BoFA Global High Yield Constrained Index, al 29.09.23.

La agitación que podría sufrir el mercado debería crear excelentes oportunidades para las estrategias activas. Los argumentos alcistas para esta clase de activos son que los rendimientos disponibles son muy elevados; así, históricamente las rentabilidades totales futuras desde los niveles que vemos actualmente han sido positivas (a veces, muy importantes). Sin embargo, la capacidad de generar alfa y materializar estas rentabilidades dependerá de cómo se gestione un ciclo crediticio volátil durante los próximos 12-18 meses. En este entorno, acertar con el análisis macroeconómico es importante, sin embargo, el análisis crediticio riguroso se vuelve determinante.

Espacio publicitario