Espacio publicitario
Reunión de la FED: ¿mantendrá o subirá las tasas de interés? los expertos debaten
Macro

Reunión de la FED: ¿mantendrá o subirá las tasas de interés? los expertos debaten

Varios profesionales de administradoras comparten con nosotros sus perspectivas sobre el camino que seguirá la Reserva Federal.

20 SEPT, 2023

Imagen del autor

Por Constanza Ramos de RankiaPro LATAM

featured
Comparte
LinkedInLinkedIn
TwitterTwitter
MailMail

Este jueves, la Reserva Federal de Estados Unidos se encuentra ante una decisión de gran importancia: ¿debería mantener las tasas de interés o aumentarlas? Como es habitual, los mercados financieros están en vilo, esperando con ansias esta determinación. Hemos tenido la oportunidad de conversar con expertos de reconocidas firmas internacionales de gestión de fondos, quienes han compartido con nosotros sus perspectivas acerca de la posible dirección que tomará la Fed.

Jack Janasiewicz, Portfolio Manager and Lead Portfolio Strategist de Natixis IM

Esperamos que el presidente Powell siga el guion habitual: mantener las tasas, tener un mensaje contundente, insistir en la flexibilidad y la dependencia de los datos y destacar que el trabajo no está hecho.

Hay algunas cosas que vale la pena destacar para contextualizar. En primer lugar, el dato más reciente de la inflación de los precios al consumo debe tomarse con cierta perspectiva. A primera vista, el dato fue más cálido de lo esperado. Pero los inversionistas no deberían extrapolar los datos de un mes a una tendencia. Y, desde luego, no deberían esperar que esto altere las perspectivas de mañana. El proceso de desinflación nunca iba a ser lineal. Es de esperar que se trate de una serie de altibajos y que la trayectoria a largo plazo sea descendente. Los seguros de automóviles y las tarifas aéreas explicaron casi toda la sorpresa alcista de los datos de agosto. Los seguros de vehículos parecen estar poniéndose al día con el aumento de los precios de los automóviles, mientras que las tarifas aéreas parecen estar en desacuerdo con unas perspectivas más suaves, puestas de relieve por los comentarios de American y Spirit.

La tendencia desinflacionista continúa, pero no esperábamos que fuera lineal. Los mercados laborales siguen reequilibrándose y normalizándose gradualmente mientras la inflación tiende a la baja. De momento, esto está ayudando a enhebrar la aguja del aterrizaje suave. Esperamos que la Fed se mantenga a la espera y siga insistiendo en un resultado más alto durante más tiempo, lo que debería manifestarse en un cambio en el gráfico de puntos. En realidad, no se trata de nada nuevo, sino simplemente de una marca en su orientación futura.

Geir Lode, Director de Renta Variable Global de Federated Hermes Limited

La tendencia desinflacionista que venimos observando sigue dominando a pesar del modesto repunte de las cifras de inflación en EE.UU., que superaron las expectativas. En combinación con nuevas pruebas del debilitamiento del mercado laboral, creemos que lo más probable es que la Fed no suba las tasas la próxima semana y que la renta variable estadounidense repunte a corto plazo. Sin embargo, a medida que las subidas de las tasas de interés empiecen a hacerse sentir, también esperamos presiones sobre los beneficios de las empresas estadounidenses en algún momento del próximo año y, posiblemente, una leve recesión. Por lo tanto, los inversionistas deberían prepararse para posicionar sus carteras de forma más defensiva a medida que se desvanezca el repunte a corto plazo.

Christian Scherrmann, economista estadounidense de DWS

La presión para subir las tasas de interés parece haberse relajado un poco antes de la próxima reunión de la Reserva Federal. Los recientes comentarios de los banqueros centrales estadounidenses sugieren que su evaluación del riesgo puede haber cambiado algo, pasando de centrarse exclusivamente en la inflación a una visión más equilibrada que incluye los riesgos a la baja para el impulso económico. Los datos recientes ya sugieren que la rigidez del mercado laboral está disminuyendo (lentamente) y que la actividad económica se está moderando por fin, tras un verano muy fuerte.

Además, la inflación subyacente relevante para la política económica sigue enfriándose gradualmente, a pesar de una sorpresa al alza en la inflación general, impulsada por los precios de la energía en agosto. Es poco probable que estos datos sorprendentes lleven a la Fed la semana próxima a subir las tasas en contra de lo esperado, pero ponen de relieve el riesgo que sigue existiendo en torno a la inflación. Si los precios de la energía siguen subiendo durante más tiempo, las presiones emergentes sobre la inflación subyacente podrían acabar influyendo en la reacción "dependiente de los datos" de la Fed en el futuro. Por tanto, los banqueros centrales permanecerán vigilantes. Lejos de declarar la victoria sobre la inflación, es muy probable que la Fed mantenga durante más tiempo su conocida postura de halcón y de tasas más altos.

Esperamos que Jay Powell reitere la narrativa de que la actual orientación de la política monetaria puede ser suficientemente restrictiva y que, dados los retrasos más prolongados de lo previsto en la política monetaria, puede que se necesiten tasas más altos durante más tiempo para llevar la inflación por una senda sostenible hacia el objetivo del 2%. También es probable que vuelva a mencionar los riesgos al alza para la inflación, lo que hará que la Fed siga dependiendo de los datos. Es probable que esto mantenga altas las expectativas del mercado para otra subida de tasas en la reunión de noviembre. Por otra parte, no esperamos que la Fed siga subiendo las tasas y prevemos el primer ajuste a la baja en el segundo trimestre de 2024.

Gilles Moëc, Economista Jefe, AXA IM

Aunque estamos de acuerdo en que el BCE debe actuar con cautela, ya que el "riesgo de extralimitación" es significativo en Europa, nuestra interpretación es que el principal motor de la reacción del mercado fue la señal, mucho más fuerte de lo esperado, de que el BCE probablemente "ha terminado" y de que el diferencial transatlántico de tipos de interés no se reduciría mucho. Además, "hacen falta dos para bailar un tango" y la debilidad del tipo de cambio del euro también es producto de algunos acontecimientos potencialmente incómodos para la Fed, que podrían obligar al banco central estadounidense a "hablar más duro" y elevar así la distribución de probabilidades en torno a su senda de tipos.

En conclusión, aunque no creemos que nada de esto vaya a desencadenar ninguna acción adicional de la Fed -nos mantenemos en nuestra opinión de que ya se ha alcanzado el punto álgido del endurecimiento-, también pensamos que los datos son suficientes para esperar que el FOMC adopte una postura más dura esta semana. Es probable que se mantenga el modo "dependiente de los datos", lo que permitiría a la Fed "reservarse el derecho" de volver a subir si fuera necesario, pero probablemente lo más importante es que esperamos que la "previsión mediana de los miembros del FOMC" para la trayectoria de los fondos de la Fed se mantenga sin cambios respecto a la tanda de junio para finales de este año, lo que implica otra subida. De hecho, la previsión de junio incluía dos subidas adicionales, lo que es coherente con "saltarse" algunas reuniones, pero sigue indicando una preferencia por un endurecimiento más visible. En julio hubo una, queda otra, y esperamos que la Fed siga así para enviar la señal de que no baja la guardia. Creemos que, desde un punto de vista táctico, eliminar la última subida del gráfico de puntos podría enviar un mensaje demasiado pesimista al mercado.

Eric Winograd, Economista Jefe, AllianceBernstein

No creo que la decisión del BCE del pasado jueves influya en la decisión de la Fed de esta semana, en la que sigo esperando que no haya subida.

También dudo que la Fed proporcione el mismo tipo de orientación explícita que el BCE proporcionó la semana pasada. Dicho esto, el actual gráfico de puntos de la Fed refleja su expectativa de que habrá una subida de tasas adicional este año; un cambio en esa expectativa sería una señal significativa de que el ciclo ha terminado, incluso si no es tan explícito como el lenguaje utilizado por el BCE.

Incluso si los puntos bajan, espero que la Fed mantenga la puerta abierta a nuevas subidas. La economía estadounidense cobró impulso en verano, incluso cuando la economía europea se ralentizó. Así que incluso si se piensa que esta aceleración es temporal, como yo, tiene más sentido ser cauto que claro sobre la trayectoria futura, y eso es lo que espero que haga la Fed.

Espacio publicitario