Espacio publicitario
Es hora de revisar los mercados emergentes
Artículos

Es hora de revisar los mercados emergentes

Bjorn Jesch, CIO global de DWS Los mercados emergentes se mantienen en niveles relativamente baratos, ofreciendo todavía un mayor potencial de crecimiento de ganancias a medio plazo, en comparación con los mercados desarrollados. En el caso de China, los observadores de ese mercado han tenido mucho que reflexionar. En los últimos meses, un mejor apoyo […]
Imagen del autor

8 AGO, 2023

Por DWS

featured

Comparte

envelopeenvelope
envelopeenvelope
envelopeenvelope

Bjorn Jesch, CIO global de DWS

Los mercados emergentes se mantienen en niveles relativamente baratos, ofreciendo todavía un mayor potencial de crecimiento de ganancias a medio plazo, en comparación con los mercados desarrollados.

En el caso de China, los observadores de ese mercado han tenido mucho que reflexionar. En los últimos meses, un mejor apoyo de liquidez para el sector inmobiliario, las nuevas reglas más favorables para las empresas extranjeras que cotizan en bolsa y la adaptación de políticas más amigables para el sector privado y las empresas de internet han cambiado completamente el sentimiento de mercado hacia ese país. El drástico cambio de rumbo en la estrategia de Covid-19 parece que impulsará un crecimiento interno del PIB, tras comprobar como la rápida reapertura después del Año Nuevo chino no desencadenó olas adicionales de Covid.

Si bien la política doméstica y geopolítica sigue siendo factores impredecibles, los fundamentos han mejorado claramente y hay señales crecientes de que la estabilidad económica interna es una prioridad política clave en los próximos doce meses. De cara al futuro, esperamos que la recuperación de China se acelere, con una mejora en los datos económicos en el segundo trimestre de 2023. Esperamos que las políticas gubernamentales sigan siendo favorables para el crecimiento del consumo y un aumento en los servicios. La demanda acumulada de China probablemente también fortalecerá el comercio de bienes y servicios en la región, gracias en parte al regreso de los turistas de la China continental. La inversión debería continuar no solo en infraestructuras, sino también en el ámbito de la descarbonización de la economía.

Por otro lado, el sector inmobiliario sigue siendo otro impulsor clave a medida que China se esfuerza por aumentar la tasa de urbanización al 80%, desde el 63% actual. Si bien el impulso puede sorprender al alza este año, la tasa de crecimiento a medio plazo de China probablemente se normalizará, en una tendencia mucho más baja que en décadas anteriores. Además de los desafíos demográficos, en un país de ingresos medios, la economía china también podría continuar enfrentándose a los mismos desafíos anteriores al Covid-19, desde la debilidad en su mercado inmobiliario y las finanzas del gobierno local hasta la geopolítica. A pesar de esto, y de los recientes cambios bruscos en los mercados financieros, creemos que la carrera alcista de China aún tiene mucho por delante. El mercado de valores chino ha caído mucho desde febrero de 2021. De manera más general, los mercados emergentes siguen siendo baratos y los inversores de fondos globales mantienen una posición ligera, después de reducir sus posiciones el año pasado. En nuestra opinión, el impulso de las ganancias también debería ser mejor a medio plazo que en los mercados desarrollados.

Claramente, los inversores extranjeros se han visto afectados por los vientos políticos adversos del año pasado en China, una situación que nos ofrece una excelente lección más amplia para los inversores enfocados en los mercados emergentes. Con países que son gobernados de manera distinta, siempre se deben esperar sorpresas políticas, tanto negativas como más benignas. Una clave para alcanzar el éxito en la inversión es saber cuándo mirar más allá de las decepciones políticas del pasado. A pesar de las eventuales tensiones geopolíticas, esperamos que las preocupaciones de los inversores extranjeros se disipen rápidamente, siempre y cuando los datos económicos continúen mejorando en línea con nuestras expectativas.

El modelo de gobernanza de China ha combinado durante mucho tiempo una dirección de arriba hacia abajo, con una autonomía de abajo hacia arriba. Aún queda por ver si el presidente Xi Jinping estará dispuesto y será capaz de volver a abrir los canales de retroalimentación del sistema político, en la medida necesaria para garantizar su funcionamiento eficiente en el largo plazo. Mientras tanto, sin embargo, las preferencias de los inversores parecen estar bien alineadas con el reajuste proempresarial que los gobernantes de China han promovido últimamente.

Espacio publicitario