Espacio publicitario
¿Ha entrado finalmente China en una espiral de deuda y deflación?
Inversión en Asia

¿Ha entrado finalmente China en una espiral de deuda y deflación?

Imagen del autor

25 AGO, 2023

Por Teresa Blesa de RankiaPro

featured
Comparte
LinkedInLinkedIn
TwitterTwitter
MailMail

En el complejo escenario económico actual, las señales provenientes de China han generado inquietudes a nivel global. El gigante asiático, conocido por su impresionante crecimiento y expansión económica en las últimas décadas, se encuentra en el centro de un debate crucial: ¿ha entrado finalmente China en una espiral de deuda y deflación?

Ante esta interrogante que resuena en los mercados financieros y los análisis económicos, tres expertos para que compartan su perspectiva.

David Rees, economista senior de mercados emergentes de Schroders

La última serie de datos no habrá servido para calmar los temores sobre la salud de la economía china. El aparente colapso de la demanda interna hizo que las importaciones fueran mucho más débiles de lo esperado en julio, mientras que la economía se deslizó hacia la deflación el mes pasado al caer los precios al consumo un 0,3% en comparación con el mismo periodo del año anterior (interanual).

Si alguna vez se han necesitado pruebas para respaldar las afirmaciones de "japonización" y de una espiral de deuda y deflación, parece ser ésta. Esto contrasta notablemente con la mayor parte del resto del mundo, donde nuestro análisis sobre el cambio de paradigma sugiere que los riesgos para la inflación estructural y los tipos de interés están sesgados al alza.

Los temores a una espiral de deuda/deflación no pueden descartarse por completo. Al fin y al cabo, China es una economía que tiene un exceso de oferta, mientras que la demanda es más suave de lo que habíamos supuesto tras la supresión de la política cero Covid.
El auge de los viajes no se tradujo en un crecimiento económico más amplio, entre otras cosas porque la contención de las compras especulativas de bienes inmuebles en los últimos años ha cortado una fuente clave de demanda en la economía y una vía para la transmisión de políticas. De hecho, los datos crediticios de julio volvieron a mostrar que, dado que la compra de viviendas sigue siendo muy débil, hay poca demanda de crédito por parte de los hogares. Esto ayuda a explicar por qué la abundante liquidez no ha llegado hasta ahora a la economía real en los últimos meses. Y el enorme volumen de deuda de China está bien documentado.

Más adelante analizaremos las perspectivas de que China caiga en una espiral deflacionista a largo plazo como la que se observa en Japón. Es evidente que existen algunos paralelismos, dada la cantidad de apalancamiento expuesta al mercado inmobiliario caro y con exceso de oferta. Sin embargo, hay algunas razones para pensar que julio no marcó el comienzo de una depresión a largo plazo.

Para empezar, no es obvio que el desplome de las importaciones chinas en julio se debiera enteramente a la debilidad de la demanda interna. Parte de la caída de las importaciones se debió a la debilidad de las compras de bienes intermedios de alta tecnología, como los semiconductores. Parte de ello puede haberse debido a la prohibición estadounidense de exportar tecnología a China, que se ha recrudecido en las últimas semanas.

Como hemos comentado en nuestro análisis sobre el cambio de paradigma, la aparición de un nuevo orden mundial es una amenaza para la globalización. Sin embargo, gran parte del reciente descenso de las importaciones de tecnología parece haberse debido a la debilidad cíclica del ciclo manufacturero mundial. Es posible que esto empiece a invertirse pronto, ya que algunos indicadores adelantados sugieren que el PMI manufacturero mundial volverá a superar el 50 en el cuarto trimestre de este año.

Por otra parte, los efectos de los precios también ensombrecen el panorama de las importaciones, especialmente en el caso de las materias primas. De hecho, aunque las importaciones chinas de materias primas se están contrayendo en términos nominales interanuales, en realidad están creciendo en términos de volumen. Las importaciones de mineral de hierro aumentaron un 4,6% interanual el mes pasado, las de cobre un 8% y las de petróleo casi un 25%. La demanda china de materias primas sería mayor si su mercado inmobiliario fuera más fuerte. Pero esto sugiere que la débil demanda china no es la única razón de los bajos precios de las materias primas, y cabe señalar que el índice Bloomberg de precios de las materias primas (Bcom) también sigue simplemente el ciclo manufacturero mundial.

Los movimientos de los precios de las materias primas también ayudan a explicar la caída de China en deflación. Como muestra el gráfico siguiente, aunque la inflación general cayó al -0,3% interanual en julio, desde el 0% de junio, gran parte del descenso se debió a sectores relacionados con las materias primas. El componente de agua, electricidad y combustible ha sido negativo durante varios meses, a medida que el efecto de las anteriores subidas de los precios de la energía se desprende de la inflación. En otras partes del mundo ha sido un buen motor de desinflación, mientras que en China ha sido deflacionista debido a su punto de partida mucho más bajo.

Sin embargo, el gran cambio de julio se debió al componente alimentario. Una vez más, la inflación de los alimentos ha ido disminuyendo en todo el mundo y es una razón clave por la que otros mercados emergentes tienen margen para empezar a recortar los tipos de interés. Estas tendencias se han visto agravadas en China por el desplome de los precios del cerdo tras un aumento de la oferta. El IPC de la carne de cerdo, que representa alrededor del 3% de la cesta global de bienes, cayó hasta el -26% interanual el mes pasado, desde el -7,2% interanual de junio. La carne de porcino por sí sola redujo la inflación general en un 0,5%.

Por otra parte, la inflación subyacente aumentó hasta un máximo de seis meses del 0,8% interanual en julio. Es cierto que los precios de los bienes básicos cayeron hasta el -1,3% interanual, la cifra más baja desde la crisis financiera mundial. Pero la caída de los precios de los bienes básicos ha venido acompañada de una deflación de los precios de producción, que también puede atribuirse en gran parte a la evolución de los precios mundiales de las materias primas. Si los precios de las materias primas se mantuvieran en los niveles actuales, el IPP (Índice de Precios del Productor) seguiría siendo negativo hasta principios de 2024.

La inflación subyacente de los servicios, más vinculada a la actividad interna, se aceleró en julio, ya que sectores como el turismo, que se han beneficiado de la supresión de la política cero Covid, han mostrado cierta presión sobre los precios.

El resultado es que, aunque la economía china atraviesa dificultades evidentes y se enfrenta a retos a largo plazo que pesarán sobre el crecimiento, la reciente caída en la deflación parece tener más que ver con la reversión de anteriores subidas de los precios mundiales de las materias primas que con la debilidad de la demanda interna. Si estamos en lo cierto, es probable que el actual brote de deflación dure meses y no años.

Allianz Global Investors

Los datos macroeconómicos de julio mostraron un panorama flojo de las perspectivas de crecimiento económico en China. Aquí vamos más allá de los titulares para ofrecer una evaluación más completa de la economía y llegar a la conclusión de que no se trata del escenario de "parada repentina" que algunos han sugerido.

Principales conclusiones:

  • Aunque los datos económicos de julio presentaban un panorama preocupante, mostraban una moderación continua de la actividad y no un crecimiento peligrosamente descontrolado.
  • La ralentización del mes pasado de la demanda de crédito por parte de hogares y empresas debe considerarse en el contexto de un aumento récord del crédito en el 1T 2023.
  • A pesar de decepcionar frente a las expectativas del mercado, los datos de ventas al por menor en una amplia gama de sectores siguen siendo sólidos.
  • Mientras que la actividad en industrias dependientes de la propiedad, como la industria del cemento, continuó deteriorándose, otros sectores industriales se mantuvieron estables en general.

Rob Brewis, Fund Manager del Aubrey Capital Management Global Emerging Markets Fund

La deflación china es la preocupación del momento, pero ¿es esto en última instancia completamente malas noticias? Claramente, cuando empresas inmobiliarias como Country Garden y la antigua "Blackrock" de China, Zhongzhi, comienzan a incumplir sus obligaciones, entonces esto no es una buena noticia.

Qué tan grave es esto desde el punto de vista del sistema financiero chino es difícil de medir, pero aún esperaríamos que los operadores estatales se las arreglen y encuentren soluciones, incluso si solo aplazan los problemas para más adelante.

En el sector de bienes comercializables, la respuesta china a su actual situación de exceso de oferta es simplemente exportar el excedente a precios de liquidación, lo cual es genial para cualquiera que consuma estos productos, pero no para aquellos que compiten con ellos.

Considera paneles solares, aerogeneradores, baterías, vehículos eléctricos, petroquímicos, prendas de vestir y mucho más. Ingresa a AliExpress o Temu para obtener más ejemplos.

Sin embargo, para la mayoría de nosotros, esto es una buena deflación, o desinflación, y es otro indicio del fin de nuestra llamada "crisis de costo de vida".

Esto también es especialmente positivo para la mayoría de los consumidores de mercados emergentes y las empresas en las que invertimos en otras partes del mundo.

Lamentablemente, para el sector inmobiliario de China, exportar el exceso de oferta no es una opción, y parece que aún no hemos encontrado los precios de liquidación, a pesar de las tasas hipotecarias más bajas y las restricciones más flexibles. No puede haber una solución para los problemas del sector inmobiliario hasta que esto suceda. Pero esto no debería distraernos demasiado de los claros ganadores desinflacionarios en el otro extremo del espectro corporativo en China.

Estos son los líderes globales en costos con balances sólidos y flujo de efectivo fuerte. Sí, podrían verse afectados por temores generales del mercado en el camino, pero en última instancia, saldrán más fuertes.

Espacio publicitario